NABAI exige a Maya que explique la demolición precipitada de la antigua cárcel

El primer grupo de la oposición considera escandalosa las ‘prisas’ de UPN por tirar el edificio antes de definir su uso futuro

El grupo municipal de NAFARROA BAI quiere destacar en este sentido que el destino final de la cárcel de Pamplona, prisión que fue todo un símbolo en torno al movimiento de objeción de conciencia, hubiera debido contar también con la reflexión de aquellos que ocuparon sus celdas en la batalla contra el ya extinto Servicio Militar.

El grupo municipal de NAFARROA BAI en el Ayuntamiento de Pamplona exigirá del primer edil de la ciudad las explicaciones pertinentes ante la demolición precipitada de la antigua cárcel, tan solo unas horas después de haber aprobado el expediente.

Resulta incomprensible, en opinión de NABAI, la extremada prisa con que se ha llevado a cabo esta actuación, habida cuenta que no existe en estos momentos -no al menos de manera declarada- proyecto alguno para esta infraestructura o para el solar.

Por el contrario, la decisión del gobierno municipal de demoler el edificio aborta completamente cualquier proyecto de aprovechamiento de la antigua cárcel para usos sociales o culturales, tal y como se ha venido haciendo en multitud de ciudades, y por supuesto entorpece el acceso a fondos que programas como el Plan Urban destinan a la rehabilitación de edificios históricos para los usos señalados.

Proyectos como la antigua Cárcel Modelo de Lugo, el de La Fábrica en Segovia o el centro cívico-cultural en la antigua prisión provincial de Palencia hacen todavía más incomprensible la decisión de UPN. Ya a nivel europeo, el Centro de Transformación  de Conflictos en Long Kesh, en Irlanda del Norte es un buen referente de lo que un proyecto ambicioso supone en la remodelación de infraestructuras de este tipo.

Además, NAFARROA BAI denuncia que “la demolición se ha hecho sin sacar el mobiliario ni siquiera los libros de la biblioteca que bien podían haber sido donados a colectivos sociales”.

Esta actitud de UPN se ve agravada, según denuncia NAFARROA BAI,  por la ausencia total de diálogo con los grupos del Ayuntamiento, con entidades sociales y culturales, con asociaciones vecinales y con todas aquellas entidades que han hecho público su interés por mantener el antiguo edificio para darle un uso cívico y social.

El grupo municipal de NAFARROA BAI quiere destacar en este sentido que el destino final de la cárcel de Pamplona, prisión que fue todo un símbolo en torno al movimiento de objeción de conciencia, hubiera debido contar también con la reflexión de aquellos que ocuparon sus celdas en la batalla contra el ya extinto Servicio Militar.

En definitiva, son muchas las posibilidades y las oportunidades que UPN ha echado por tierra a una con un edificio histórico y, por el contrario, nulas las razones para una demolición que por precipitada el alcalde Enrique Maya está obligado a explicar a la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s