Las políticas de expansión, calidad de servicio y autogobierno, claves para la supervivencia de nuestras entidades financieras

Una treintena de expertos han analizado en Pamplona, en un encuentro organizado por Sabino Arana Fundazioa, los retos y oportunidades del sistema financiero

Prentsa-oharra SAF

Más de una treintena de expertos en materia económica, empresarial, representantes de entidades financieras, etc. se han dado cita hoy en el Hotel Tres Reyes de Pamplona, en un encuentro organizado por Sabino Arana Fundazioa, con el principal objetivo de impulsar una reflexión en relación a los retos y oportunidades a los que se enfrentan nuestras entidades financieras cuya actuación va tener que orientarse a un marco de globalidad y, en los tiempos que corren, en un contexto de incertidumbre.

De lo que se trataba era de debatir y reflexionar sobre el presente y futuro del sistema financiero. Y es que el posicionamiento que van a adoptar nuestras instituciones financieras constituye un reto sobre el que conviene sentar unas sólidas bases.  Porque es necesaria una reflexión, basada en valores, que propicie un posicionamiento en términos de durabilidad y responsabilidad.

Las reflexiones de los expertos han girado en torno a si nuestras entidades financieras serían capaces de competir en entornos globales; a su contribución a nuestro desarrollo como País; o las perspectivas de una unión bancaria, entre otras cuestiones.

Así, Sixto Jiménez, economista, ex consejero de Caja Navarra y presidente de Tutti Pasta, opina que a nivel de Estado “hay economía languideciente para muchos años”. Y es que según Jiménez “la burbuja inmobiliaria ha desequilibrado la economía en desgraciada coincidencia con la crisis financiera mundial agravando sus efectos y elevando la morosidad lo que ha descapitalizado instituciones financieras y puede seguir haciéndolo”.

“En Vasconia, afirma, hemos perdido a Caja Navarra pero las tres entidades que permanecen integradas en Kutxabank “tienen los mejores ratios del sector”. “No obstante, -aconseja el ex–consejero de Caja Navarra- deben ser cautas en materia de adquisiciones, estudiar la diversificación en mercados externos y nuevos servicios, y tener claro que su misión es servir al país”.

Para el presidente de Tutti Pasta, “las empresas necesitan servicios financieros ágiles, próximos física y psicológicamente e implicados de manera estable y la concentración de entidades y el alejamiento de sus sedes van en sentido contrario”.

Por su parte, el catedrático de Derecho Internacional Privado en la UPV/EHU y secretario de Globernance – Instituto de Gobernanza Democrática, Juan José Álvarez, ha centrado su alocución en torno a la crisis, a las nuevas  exigencias de los mercados financierosy a la correcta utilización de las herramientas de autogobierno para hacer frente al riesgo de desnaturalización de todo el entramado de obra social de nuestras Cajas.

Para Juan José Álvarez la evolución del modelo de las Cajas de Ahorros debe hacerse “favorecendo la inclusión financiera, evitando oligopolios en el sector y realizando una obra social importante”.

Asimismo es de la opinión de que “las nuevas necesidades de capital (más y mejor capital) exigirán acudir a los mercados pero será necesario hacerlo con productos financieros y entes emisores homologados a los que habitualmente se utilizan en los mismos”.

En relación al sistema financiero vasco ha afirmado que “estamos soportando ahora las consecuencias del nefasto e irresponsable actuar de otros gestores de entidades bancarias”, pero que pese a todo ello logramos “una fusión ejemplar, que buscaba o pretendía el equilibrio entre las exigencias legales y la necesidad de no desnaturalizar la esencia de la obra social de cada una de nuestras Cajas”, un ejemplo de “mecenazgo cultural y socioasistencial clave en la vertebración de nuestros territorios”, ha subrayado.

Dado que la amenaza del rescate vuelve a distorsionar nuestras previsiones –ha prosegudo afirmando- “hemos de utilizar todas nuestras herramientas de autogobierno, políticas y jurídicas, para hacer frente al riesgo de desnaturalizacion de todo ese entramado de obra social. El memorándum derivado del rescate exigirá que las cajas se desvinculen totalmente del banco resultante de la fusion, y las actuales cajas (bbk, kutxa y caja vital) pasaran a ser meras fundaciones especiales, cuyo patrimonio y cuyos fondos ya no colgarán o dependeran del negocio bancario, sino que deberán buscar sus fuentes de apoyo”.

Según el profesor Álvarez, “con una ley propia de fundaciones y un Protectorado de fundaciones, como tenemos, no debemos aceptar de forma mimética esta derivada del rescate, debemos proteger la subsistencia de las respectivas obras sociales, utilizando nuestras herramientas jurídicas y políticas propias, y garantizando que el negocio bancario seguirá ligado a la dimensión social de nuestros territorios”.

Por último, para Juan Manuel Sinde, ex-subdirector general de Caja Laboral, quien ha hablado de quiebra total del sector a nivel estatal, “la unión bancaria europea, con un ritmo u otro, es la ‘salvación’ pero implica la desaparición del sector financiero español, ya que las competencias que le quedaban al Banco de España como supervisor bancario pasan al BCE, del que el Banco de España actuará como una especie de ‘Dirección Regional’ sin poder real”.

Tampoco considera posible un sector financiero vasco “al estilo clásico”, pero sí cree son viables “las entidades financieras vascas que todavía perviven”. Según el subdirector general de Caja Laboral “las claves de la supervivencia serán la focalización en la actividad “retail”, la calidad de servicio, una cuota de mercado relevante en los mercados en que actúen y la aportación de valor a familias y empresas”.

“Ello implica acertar en las decisiones estratégicas (especialmente en las políticas de expansión) y evitar errores como los cometidos por algunas entidades que han desaparecido. En ese contexto, tanto Kutxabank como Caja Laboral/Iparkutxa y Caja Rural de Navarra pueden ser perfectamente viables, e incluso líderes locales si aciertan a elegir bien los negocios y mercados en los que competir”, ha afirmado.

Según Sinde las políticas de expansión sólo para incrementar dimensión pueden ser un error irremediable mientras que “aquellas que permiten tener una cuota cercana al 10% en mercados con expectativas de crecimiento a largo plazo pueden tener sentido”.

Oficina de Prensa de Sabino Arana Fundazioa

Aitor Bikandi. Tfno: 94.405.64.50 // Móvil: 656.78.97.18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s