Archivo de la categoría: Iker Merodio

Avergonzado como vasco por la “colosal”

   Que escriba este post responde únicamente a la sensación que tengo de que, si no lo hago, los que quieren amedrentar, coartar la libertad de expresión, y presionar para que se imponga una lectura del conflicto vasco, volverían a ganar en Euskadi.

   Empiezo aclarando al que viene aquí recomendado (“a este hay que meterle caña”) y no tiene ni idea de quién soy y qué he defendido siempre, que estoy totalmente a favor de que se respete escrupulosamente los derechos de todos los presos, creo que el sistema penitenciario debe preocuparse por reinsertar, y no por castigar, y me he revelado contra las sentencias y las doctrinas judiciales abiertamente injustas y que solo buscan tensionar y aleccionar dando “palos”. Sigue leyendo

Anuncios

Rubalcaba creyó que el Estado estaba a su servicio

   Después de tantos años en el Gobierno, con distintos presidentes pero siempre rodeado de fango, parece que Rubalcaba acabó por confundir quién presta servicio a quién, y en vez de dedicarse a trabajar por el país con las herramientas del Estado y su ideología de partido, hizo que las herramientas del Estado trabajaran por su partido en todo el país.

   Durante su última etapa como ministro de Interior mandó trabajar a destajo a anticorrupción, pero siempre con una dirección clara: a por el enemigo político del PSOE. En España, el PP, y en Euskadi, el PNV, a los que han perseguido con saña y toda la intención política. Sigue leyendo

Rosa Díez no quiere que se cumpla la ley

   Curioso modo de empezar la legislatura el de Rosa Díez, autoproclamada adalid de las buenas formas y la austeridad, la de pedir que la ley haga una excepción con ellos para poder hacer caja gorda

   Para que un partido político o coalición tenga grupo propio en el Congreso de los Diputados después de unas elecciones generales en España, tiene que cumplir uno de estos dos requisitos de representatividad:

   1. Que si se presenta en el conjunto del Estado obtenga el 5% o más de los votos.

   2. Que si se presenta solo en algunas circunscripciones (que equivalen a provincias o territorios) obtenga el 15% o más en cada una de ellas.

   Por supuesto, podemos discutir si esto es justo o no, si el criterio de representatividad es realista o arbitrario, si hay que modificarlo o mantenerlo, etc., y lo discutiremos como venimos haciéndolo en democracia: por medio de nuestros representantes en el Congreso y, si la situación lo requiere, por medio de una consulta directa a la ciudadanía (esto en España no solo es excepcional: algunos opinadores consideran delito plantearlo). Y en todo caso, se discutirá en la legislatura que ahora comienza. Sigue leyendo